Cuando un país reconoce el valor de la educación, está un paso más cerca de terminar con la pobreza.