Noticias

¡Feliz día del Ingeniero!

 

 

Mauro tiene 23 años y estudia Ingeniería Civil en la Universidad Nacional de Santiago del Estero. Ingresó en el 2012 a la carrera y está por recibirse.

Es parte del cuadro de honor de la universidad siendo el mejor promedio de su carrera. En el Día del Ingeniero nos escribió unas palabras que queremos compartir con ustedes.

 

El 16 de junio es el día del Ingeniero en conmemoración al 16 de junio de 1865, fecha en que se inicia la enseñanza de la ingeniería en la Argentina.

El plan de estudios de la primera carrera de Ingeniería, Ingeniería Civil, sólo constaba de 18 asignaturas, de las cuales un tercio estaban vinculadas al dibujo técnico y a los medios de representación. Otro tercio de la carrera estaba dedicada a las matemáticas y se completaba con pocas asignaturas sobre la construcción, como geología y mineralogía.

El impulso dado desde Buenos Aires fue replicado en el país de modo que hacia fines del siglo XIX la ingeniería se enseñaba en varias universidades nacionales.

Hoy estamos en el siglo XXI, año 2017 y la ingeniería es una carrera con alta demanda.

Pero, ¿sabemos que es la ingeniería? Si buscamos en la web encontraremos esta típica definición: “conjunto de conocimientos científicos y tecnológicos para la innovación, invención, desarrollo y mejora de técnicas y herramientas para satisfacer las necesidades de las empresas y la sociedad”. Pero la misma va mas allá de esta definición. Considero que la ingeniería, aunque les resulte raro, es un arte, ya que el ingeniero debe usar su capacidad imaginativa y de creación para concebir cosas que tal vez no existen, y que por medio de la aplicación de sus conocimientos científicos transforma esas ideas en acción o en una realidad.

En mi caso, desde chico, siempre me gustaron las ciencias exactas. Me encantaba la matemática, la química y la física. Próximo a recibirme de la secundaria, tenía que decidir qué es lo que quería estudiar y siguiendo mi pasión por las ciencias exactas averigüé carreras y termine optando por ingeniería civil. Me hubiese gustado en ese momento poder estudiar otra carrera, en otra provincia en donde tal vez la universidad era privada y los costos eran elevados para el ingreso familiar que teníamos. Por ende, aproveché lo que me ofrecía mi provincia en la Universidad Nacional de Santiago del Estero y así fue como en el año 2012 ingresé a la carrera de ingeniería civil con una vaga idea de cuáles son las tareas que desempeña un ingeniero como profesional. Pasé el ciclo básico, llegué a tercer año y viví un momento importante desde el punto de vista académico: fui aceptado en una beca, la beca Juan Carlos Dragonetti de la empresa Panedile junto con la fundación Cimientos. Al principio no sabía de qué se trataba, hasta que pasaron los meses, los años y descubrí la importancia de formar parte de Cimientos, porque a pesar de todos los beneficios que tenemos, el acompañamiento es único ya que nos permite darnos cuenta de donde estamos situados cuando más perdidos nos encontramos.

Pasaron tres años desde ese momento. Hoy por hoy sigo formando parte de la fundación, soy un becado y un estudiante de ingeniería civil que se permitió descubrir diferentes facetas de la carrera. Descubrí que la ingeniería es investigación, es diseño, es producción, desarrollo, construcción, administración, ventas, comercio, operación, entre otros. Descubrí lo que es realmente la ingeniería. Y sí, pasaron años para darme cuenta de que esta es mi carrera y para que esa esa vaga idea, tomara forma y me permitiría saber lo que es la ingeniería: un desafío continuo en el día a día. Un desafío desde que ingresamos en la facultad hasta que nos recibimos e ingresamos en el mundo laboral, porque en cierta forma la vida también es un desafío continuo, siempre tenemos piedras en el camino que nos enseñan y nunca debemos darnos por vencido aun cuando las piedras sean gigantes porque cuanto más grandes lo son más aprendemos.

Y por último quisiera concluir diciendo que: La ingeniería forma parte de nuestra vida, en todo lo que tocamos, vemos, usamos, esta es fundamental para el mundo, porque si no, preguntémonos ¿Qué sería la vida sin ingenieros?: cómo haríamos para ir a estudiar o trabajar, cómo nos comunicaríamos en tiempos prácticamente inmediatos, cómo tendríamos agua potable en cada una de nuestras viviendas, cómo obtendríamos ciertos productos que son necesarios para nuestra vida. Sencillo: Sin Ingenieros no hay Civilización.

Leave a Reply